Las infografías son interpretaciones visuales y gráficas de textos. Sirven para explicar conceptos y presentar datos de una manera gráfica que resulta más atractiva y entendible. Las infografías se caracterizan porque el conjunto de imágenes (iconos, gráficos, viñetas, mapas y vectores) ocupan más espacio que los mismos textos, lo que permite que fácilmente se pueda entender toda la información allí plasmada.

Existe gran variedad de aplicación de la infografía en distintos campos del conocimiento y según los fines u objetivos.

Por ejemplo, existe la infografía periodística, infografía online, infografía arquitectónica, infografía instructiva, infografía cartográfica. Para el campo de los negocios también son útiles porque con ellas se pueden explicar atributos y beneficios de productos de una manera atractiva o difundir información sobre rubros o sectores de una forma más digerible. Y lo mejor, son un soporte perfecto para hacer llegar  marcas comerciales a un gran número de potenciales clientes.

Pero existe una serie de errores comunes al hacer una infografía, que en este artículo presentaremos para que sean tenidos en cuenta al momento de realizar una propuesta infográfica.

Errores comunes al hacer una infografía, ¡conócelos!

Existen unos elementos de importancia que deben considerarse cuando se trabaja en la construcción de una propuesta de infografía, para que tenga el impacto y los resultados que buscamos:

El contenido: para definir el contenido, se debe clarificar desde el comienzo aspectos tales como: los usuarios a los que va dirigida; qué es lo que se va a comunicar y explicar, lo que involucra investigar y recopilar los datos necesarios, tomados de fuentes fidedignas. También se debe ser específico y concreto en el mensaje.

Diseño llamativo y bien organizado: involucra conjugación de títulos y textos atractivos, imágenes, gráficos y colores acordes. Es lógico, si la infografía además de un buen contenido, está bien expuesto y gráficamente es bonita, será mucho más atractiva para los usuarios.

-Si es una infografía publicitaria, debe darse preponderancia a la marca, es decir, la aparición del logo, datos de contacto, colores institucionales, etc.

Dar crédito a las fuentes para dar mayor credibilidad a la información: argumenta todos los datos indicando de dónde provienen.

Al contrario de lo que debemos tener en cuenta para el éxito de la infografía, hay una serie de errores que deben tenerse en cuenta para evitar el fracaso de la misma:

  • No definir el tema a desarrollar: si se va a crear un contenido de calidad y tenga mayores posibilidades de impactar, se tiene que saber muy bien de qué temática se va a hablar. Es un fallo grave empezar por crear una infografía, sin antes tener el contenido definido y desarrollado.
  • No construir un título atractivo: un título impactante es el principal elemento de captación del usuario y posibilita que un contenido se viralice.
  • No renombrar u optimizar adecuadamente la imagen: si se desea crear un contenido óptimo, se deben tener en cuenta todos los aspectos. Además, es un punto importante de cara al SEO o el posicionamiento en buscadores y para que Google sepa sobre qué es el contenido. Debe poseer un formato amigable y sin caracteres especiales, además de palabras claves.
  • No crear un boceto antes del diseño definitivo: si la composición de la infografía es caótica y sin lógica, el usuario se cansará y abandonará el contenido. Por eso, debes seleccionar y distribuir en un boceto inicial la información que quieres destacar en la infografía antes de empezar a crearla, así se evitará perder tiempo cuando ya se esté en el proceso de diseño.
  • No utilizar una tipografía adecuada: en este aspecto debe considerarse que la letra puede quedar muy pequeña, o utilizarse una tipografía que por sus características se hace difícil de leer. Se debe ser cuidadoso en qué tipo y tamaño de letra utilizar.
  • Incluir demasiado texto: la principal característica de la infografía es que es muy visual, por eso se debe ser cuidadoso en la selección de los textos, los cuales deben ser llamativos y concisos.
  • Utilizar demasiados colores: un exceso de colores induce a que el lector se canse ya que la infografía puede dar una sensación de saturación. Lo recomendable es entre tres y cuatro colores.

Estas son algunas recomendaciones a tener en cuenta para posibilitar un mayor impacto de la infografía. Por último, no debe omitirse el acto de compartirla a través de las redes sociales, blogs y sitios web.