Al realizar una infografía debemos tener muy claro cuál es el objetivo de la misma; es decir, deben considerarse aspectos tales como: qué deseamos informar y a qué público va dirigida. En relación con el diseño, debemos considerar el tipo de texto y los términos a utilizar, además de las imágenes, los colores y la diagramación en sí misma, con el fin de que el mensaje sea lo más expedito posible.

Guía para crear una infografía, elementos básicos

Para realizar una guía para crear una infografía, es importante definir primero qué es. Cabe destacar que existen muchas definiciones al respecto, como la que se encuentra en Wikipedia, y de la cual tomamos un extracto: La infografía es una representación visual informativa o diagrama de textos escritos que en cierta manera resume o explica figurativamente; en el que intervienen diversos tipos de gráficos y signos no lingüísticos y lingüísticos (pictogramas, ideogramas y logogramas) formando descripciones, secuencias expositivas, argumentativas o narrativas e incluso interpretaciones.

Otra definición más general, pero no menos clara, define la infografía como una representación gráfica que incluye mapas, tablas, gráficos y diagramas, y que permite comunicar de manera simple conceptos complejos. Dada su capacidad de alcance y aplicación, se utiliza en diversos ámbitos como el académico, científico, publicitario, comercial o literario. Por ende los mensajes que se expresan por este medio engloban un sinfín de temáticas y público destinatario.

Las aplicaciones más comunes de la infografía son: infografía periodística, infografía online, infografía arquitectónica, infografía instructiva e infografía cartográfica. Al ser un elemento visual, más que textual, crea una mayor recordación entre el lector, llegándose a considerar fuertemente en el mundo de la publicidad,la noción de que la gente lee primero los gráficos, y algunas veces es lo único que leen, ya que, cognitivamente, tenemos tendencia a recordar mejor lo que vemos que lo que leemos.

Entre los beneficios que la infografía brinda, se encuentra que ayuda a entender mejor los datos que se presentan gracias al apoyo gráfico y a la esquematización, siendo una buena forma de ilustrar información de sitios web y blogs, haciendo la lectura más fácil, divertida y comprensible; además puede aumentar una mayor interacción en redes sociales, haciendo el contenido más intuitivo y humanizado.

Para los elementos básicos a considerar al momento de realizar una infografía, se destacan los siguientes:

Elegir el tema: algunos ejemplos generales de temas a trabajar pueden ser la explicación de un concepto, la explicación de una tecnología, la presentación de datos estadísticos, resumir un documento o explicar un tema que sea tendencia en redes sociales.

-Identificar y definir las fuentes de información: este es un aspecto fundamental ya que una sólida base informativa permite desglosar de mejor manera el mensaje a trabajar. Un aspecto muy importante en este paso es validar que la información recopilada sea cierta ya que existen fuentes de información poco confiables. Los sitios .gov y .edu suelen ser muy buenas fuentes de información.

-Clarificar y organizar las ideas:

Este es un aspecto de vital importancia, ya que en ocasiones tendemos a ahogarnos en ríos de información recopilada. El secreto está en seleccionar adecuadamente los elementos que nos permiten argumentar el mensaje a dar.

-Realizar un bosquejo de la infografía: una vez organizada la información recopilada, se debe empezar a realizar un bosquejo de la infografía (hay buenos programas gratuitos para ello). Esta etapa es fundamental ya que será la que le dé creatividad y claridad a la infografía.

Diseñe la infografía: el diseño debe estar caracterizado por: evitar copiar conceptos gráficos de otras infografías; brindar una integración que sea rica gráficamente evitando diseñarla con mucho texto; usar colores con buen contraste para facilitar la lectura. Con relación a las fuentes, una infografía debe tener un uso creativo y variado de fuentes y tamaños de letras. Y debe contener imágenes simples (íconos y vectores) para poder comunicar de manera adecuada el mensaje.

Por último, es importante considerar que escribir una historia con palabras e ilustrarla con dibujos es lo que debe hacer un buen infografista. Existen niveles para la categorización de los infografistas y esto depende de sus habilidades para trabajar los gráficos y expresar los mensajes; no debemos olvidar, como reza el adagio popular: ¡una imagen vale más que mil palabras!